Síntomas

Características y síntomas del Síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger es un trastorno generalizado del desarrollo, provocado por una alteración neurológica, que conlleva una discapacidad social, con dificultades a la hora de procesar la información. Este síndrome en ocasiones se suele identificar como un autismo de alto funcionamiento.

Los niños con este síndrome suelen tener problemas a la hora de interaccionar con los demás, comportamientos obsesivos y deficiencias en el desarrollo motriz.

Aunque en cada niño pueden aparecer rasgos diferentes, suelen tener en común las siguientes características:

Características del síndrome de asperger en la infancia

  • Retraso de la madurez y del razonamiento social
  • Problemas para entender las emociones que sienten los demás
  • Dificultades para hacer amigos; pueden sufrir acoso escolar
  • Dificultades con la comunicación y el control de las emociones
  • Lenguaje corporal casi nulo; problemas para interpretar la comunicación no verbal de los demás
  • Retraso en la capacidad de conversación, a pesar de tener un vocabulario y sintaxis normales, con tendencia a ser pedantes
  • Comprensión demasiado literal de la información; a menudo no entiende el sarcasmo o las bromas
  • Tono de voz monótono; no reconocen la necesidad de cambiar el volumen según el momento o la información que están dando
  • Atención exagerada hacia un tema favorito determinado
  • Problemas para mantener la atención en clase
  • Necesidad de apoyo a la hora de ser organizado y autosuficiente
  • No tolera bien los cambios repentinos en sus rutinas
  • Movimientos torpes, fallos de coordinación
  • Alta sensibilidad a sonidos, aromas o texturas concretas

Características del síndrome de asperger en la adolescencia

Con la llegada de la adolescencia, también pueden aparecer ciertas dificultades relacionadas:

  • Inmadurez emocional y reacciones emocionales desproporcionadas
  • Sentimientos de soledad e incomprensión
  • Acoso escolar
  • Problemas de autoestima
  • Trastornos de ansiedad, depresión, estrés
  • Agudización de los rituales obsesivos
  • Dificultades académicas (problemas en la organización de textos, comprensión, etc.)
  • Dificultades a la hora de plantearse un futuro laboral